viernes, 16 de diciembre de 2016

Amiga, te quiero decir algo…

Sé que puedo actuar de manera irracional a veces y no llegas a soportar todo tormento bajo mi ser. Desde que pasó ese día, esas palabras y hechos que devoraron los colores con que componía mi vida. Tú; tu cuerpo; tu presencia aliviaron horas de sufrimiento, ¿cómo te lo puedo agradecer? ¿Cómo puedo agradecer a alguien que, desde que la conocí, ha dado lo mejor de sí para que florezca mi sonrisa? No sé si eres mi ángel de la guardia o un demonio burlón,  de esos que están ahí para jugar y olvidarnos de todo.

No sé como agradecértelo. Con una sonrisa no me basta para saber que contigo, querida  amiga, soy ese que nunca pudo ser... pero sí el que es ahora. 

AEHL

2 comentarios:

  1. Hola, soy de la iniciativa seamos seguidores, ya te sigo y te invito a mi blog;)

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Hace unos días te pasaste por mi blog por la iniciativa, ¡ya te sigo! Muy lindo poema y qué gusto que hayas encontrado una amiga tan especial :3
    Un abrazo,
    Montse :D
    http://losmillibros.blogspot.mx
    http://365diasconmon.blogspot.com

    ResponderEliminar